lunes, 11 de mayo de 2009

LA CIRCULACIÓN




¡Circula, circula!

El sistema circulatorio es el encargado de hacer que la sangre fluya por todo nuestro cuerpo. El órgano principal de este sistema es el corazón, que comienza a trabajar desde antes del nacimiento y late en forma constante a lo largo de nuestra vida.

El corazón funciona como una bomba que impulsa a la sangre hacia las venas y las arterias. Primero viaja hacia los pulmones, donde se carga de oxígeno y regresa al corazón, que impulsa nuevamente la sangre al resto del cuerpo. La sangre ya cargada de oxígeno viaja por las arterias, que se van haciendo cada vez más pequeñas para poder llegar a todos los rincones del cuerpo. El oxígeno que se queda en las células y la sangre recoge algunos desechos, que viajan por las venas hasta volver a llegar al corazón, donde inicia el ciclo nuevamente.

Si nuestro sistema circulatorio falla, nuestro cuerpo no recibe la cantidad adecuada de oxígeno, lo que genera grandes malestares que pueden afectar al corazón si no se atienden a tiempo. Mucha de las deficiencias de este sistema se debe a que la sangre acumula demasiados desechos, que a la larga pueden dificultar su circulación.

Aquí van algunos consejos básicos para mantener en buena marcha la circulación de la sangre:

1. Disminuir el consumo de grasas saturadas. Éstas se encuentran en mayor cantidad en alimentos fritos o cocinados con mucho aceite, por lo que es recomendable sustituirlos por alimentos horneados o asados.

2. El azúcar refinada es uno de los alimentos que más hace engordar, así que es mejor consumirla en pequeñas cantidades. Si tienes antojo de algo dulce, prefiere las frutas frescas a las golosinas. Además, se recomienda disminuir el consumo de pan blanco, pastas y papas.

3. Algunos pescados, como el salmón, la trucha y el arenque, son ricos en Omega 3, una sustancia que ayuda a regular el nivel del colesterol en la sangra, por lo que se sugiere comerlos dos o tres veces por semana.

4. El tabaco puede aumentar de dos a tres veces el riesgo de sufrir un paro cardiaco, ya que obliga al corazón a trabajar más rápido, lo que puede provocar hipertensión. Por ello, los médicos recomiendan dejar de fumar.

5. Los alimentos ricos en fibra ayudan a disminuir la cantidad de grasas en la sangre y a regular el azúcar en el cuerpo, por lo que se sugiere consumirlos diariamente. La fibra se encuentra en buenas cantidades en panes integrales, frutas, verduras, maíz y frijoles.

6. El consumo de sodio contenido en la sal es uno de los factores de riesgo para generar hipertensión, por lo que es recomendable utilizar poca al preparar los alimentos, o buscar sal baja en sodio. Hay que consumir los alimentos de menos contenido de sodio.

7. Las bebidas alcohólicas elevan la presión con la que fluye la sangre, además de que aumenta la fijación de grasas en el cuerpo. Por eso, se recomienda no consumir más de dos copas diarias.

8. Para mantener un peso adecuado y fortalecer el corazón no hay mejor medio que hacer ejercicio. Es recomendable realizar una actividad física fuerte, como nadar, correr o caminar rápido, con la mayor frecuencia posible. ¡Nunca es tarde para empezar!

9. ¡Lucha contra el estrés! Procura hacer ejercicios de relajación durante el día, como respirar profundamente, dar vueltas lentamente a la cabeza para relajar el cuello o acostarte unos minutos en el suelo con los pies recargados contra la pared. También es importante distraerse: ve al cine, visita a tus amigos, lee o toma un buen baño caliente. Tu corazón te agradecerá mucho estos minutos de tranquilidad.




Síntomas de una enfermedad cardiaca:

Dificultad para respirar.

Mareos.

Dolor en el pecho, hombros o espalda.

Pérdida repentina de la vista.

Dificultad para caminar, debilidad o falta de sensibilidad en una brazo o pierna.

Cansancio o sensación de fatiga.

Tobillos o pies hinchados.

* Si sientes alguna de estas molestias, consulta a tu médico.

Hipertensión
Se origina cuando el corazón impulsa la sangre con demasiada fuerza hacia las arterias. En la mayoría de los casos esto no produce síntomas, pero en quienes tienen la presión alta el corazón trabaja de más, por lo que a la larga pueden presentarse mayores complicaciones. La hipertensión está asociada con el exceso de peso, el alto consumo de sal, el estrés y el cigarro.

El estrés es la respuesta que da nuestro cuerpo a los impulsos que vienen del exterior. Generalmente esta respuesta hace que el cuerpo libere sustancias que aceleran al corazón y endurecen los músculos. La vida que llevamos en la actualidad está saturada de estímulos: el tráfico, el ruido de la ciudad, la contaminación, las presiones económicas y laborales, entre otras cosas. Esto nos hace permanecer en altos niveles de estrés, que pueden ser un factor determinante en problemas como la hipertensión o los paros cardiacos, si no se manejan adecuadamente. Por ello, es recomendable tomarse unos minutos al día para cerrar los ojos y respirar profundamente, hacer ejercicio o realizar alguna actividad de distracción, como jugar, cantar o bailar.

Una dieta alta en azúcar está directamente asociada al sobrepeso, a partir del cual es fácil desarrollar diabetes. Es recomendable no consumir más de doce cucharaditas cafeteras de azúcar al día, pero debe tomarse en cuenta que prácticamente todos los alimentos preelaborados añaden azúcar, especialmente las golosinas, los refrescos, la salsa de tomate, los cereales y las patatas fritas. Muchos científicos recomiendan consumir productos bajos en azúcar o sin ella, además de que es mejor elegir productos con fructuosa.

La fructuosa es un endulzante natural que se extrae d las frutas, la miel y los jarabes de maíz. Es mucho más dulce que el azúcar refinada, por lo que se necesita consumir menos, lo que ayuda a mantener una dieta equilibrada. Además puede ser consumida por diabéticos, ya que no requiere de insulina para ser asimilada por nuestro cuerpo.

Colesterol
Es un tipo se grasa que se encuentra fundamentalmente en los productos de origen animal, como las carnes de res, cerdo y cordero, la crema, la mantequilla y los quesos. Nuestro cuerpo necesita el colesterol para alimentar a las células, por eso él mismo lo produce a partir de las grasas saturadas que se encuentran en todos los alimentos. Cuando consumimos muchos alimentos ricos en colesterol o en grasas saturadas, nuestro cuerpo tiene más del que necesita, por eso es llevado como desecho por la sangre y se acumula en las arterias.

La distribución de la sangre en el cuerpo varía de acuerdo con las necesidades de cada momento. Cuando hacemos ejercicio, los músculos reciben mayor cantidad de sangre; después de comer, la sangre va a los intestinos para ayudarlos a la digestión; cuando hace calor la sangre va a la piel para aumentar su temperatura y evitar que el contacto con la temperatura ambiente sea tan fuerte, por eso nos ponemos chapeados; cuando hace frío nos ponemos pálidos porque la sangre se resguarda en las zonas más interiores del cuerpo para ayudarlo a mantener su calor.




Sobrepeso y obesidad
Una alimentación excesiva o mal balanceada, aunada a una actividad física insuficiente, nos lleva a acumular grasa. Poco a poco vamos acumulando unos kilitos de más que luego nos olvidamos de reducir. Los kilos de más no son sólo un problema de vanidad, sino también de salud, ya que son un factor importante para generar enfermedades como la obesidad, la diabetes o la hipertensión arterial. La grasa acumulada en la zona del abdomen es la más peligrosa, por lo que los médicos recomiendan medirse la cintura regularmente. En los hombres la cintura debe medir menos de 94 centímetros y en la mujer menos de 80.

Diabetes
La diabetes es una enfermedad causada porque el organismo no es capaz de producir la sustancia que regula la cantidad de azúcar en la sangre, llamada insulina. Las personas que padecen esta enfermedad puede sufrir hipoglucemia, cuando la cantidad de azúcar en la sangre es demasiado baja, esto provoca síntomas como temblores, mareos, sudoraciones, dolores de cabeza, palidez o cambios repentinos de humos; o hiperglucemia, cuando hay un exceso de azúcar en la sangre, lo que acarrea síntomas como aumento del apetito, mucha sed, respiración acelerada, náuseas o vómito, resequedad en la boca o visión borrosa. La prevención y la atención de este enfermedad pueden evitar problemas en el sistema circulatorio.

Arterioesclerosis
Es una enfermedad provocada por la acumulación de grasas, especialmente colesterol, en las arterias. La grasa se pega a las arterias, endureciéndolas y haciendo más pequeño el espacio por el que fluye la sangre. Las arterias con acumulación de grasa provocan un aumento en la presión y si no son atendidas a tiempo pueden provocar un paro cardiaco. Según la Organización Mundial de la Salud, esta enfermedad es la principal causa de muerte en la mayoría de los países, ya que provoca casi el 30% de las muertes en el mundo.

Glaucoma
El glaucoma es una enfermedad que se produce por un aumento de presión en el ojo que daña el nervio óptico -el encargado de llevar la señal de lo que el ojo ve al cerebro-, provocando pérdida de la visión. Esta enfermedad es bastante frecuente, pero no produce síntomas muy molestos, por lo que mucha gente no sabe que la padece hasta que el daño sobre el nervio óptico está muy avanzado. Frecuentemente se presente en personas con diabetes y los médicos han observado que estos pacientes tienen muchas menos posibilidades de éxito en el tratamiento.

El ejercicio es una de las principales herramientas para mantener en buen estado nuestro sistema circulatorio. Los médicos sugieren realizar una actividad física fuerte, como nadar, correr, caminar rápido o hacer pesas, por lo menos tres veces a la semana durante una hora, Además, es importante evitar la vida sedentaria, dando la mayor cantidad de pasos al día, usando las escaleras en lugar del elevador y evitando sentarse o dormirse después de las comida. Una buena rutina de ejercicio evita el sobrepeso, la hipertensión, la diabetes y el aumento del colesterol.
Además puedes ayudarte con los productos de Omnilife para mantener un buen estado de salud.


Conócenos:

Dar click en el enlace:

http://afiliate-a-omnilife.jimdo.com/




SI NECESITAS INFORMACIÓN PARA MEJORAR TU ESTRÉS CONTACTAME INGRESANDO A


http://afiliate-a-omnilife.jimdo.com/contacto.php